La vida y obra de Da Vinci continúan despertando interrogantes

20-Aug-2013

EN LAS ÚLTIMAS DÉCADAS LA CIENCIA HA BRINDADO AL ARTE LA POSIBILIDAD DE DESENTRAÑAR SUS SECRETOS MÁS RECÓNDITOS. SIN EMBARGO, NO HA PODIDO DESCORRER EL VELO DEL MISTERIO QUE RODEA AL POLIFACÉTICO GENIO DEL RENACIMIENTO, QUE TRANSITÓ CAMINOS EN CASI TODAS LAS ÁREAS DEL CONOCIMIENTO. Algunos autores atribuyen el hecho de que Leonardo haya firmado la mayoría de sus obras solo con su nombre, sin apellido, a que era hijo ilegítimo: su madre era una humilde campesina del vecino caserío de Anchiano y su padre, un notorio de la ciudad de Vinci, ser Piero, que al poco tiempo se casó con una jóven noble y lo llevó a vivir con él. En su trabajo Un recuerdo infantil de Leonardo Da Vinci, de 1910, Sigmund Freud encuentra en el cuadro La Virgen Y el Niño con santa Ana un reflejo de esto: "La infancia de Leonardo fue tan singular como este cuadro." DEL ARTE AL CONOCIMIENTO UNIVERSAL.

 

Lo que existe en el universo por esencia, presencia o imaginación, lo tiene el pintor primero en la mente y luego en las manos; y éstas son de tal excelencia que al poco tiempo engendran una armonía proporcionada, para una sola mirada, tal como hacen las cosas. - dice Leonardo en el Códex Urbinas Es decir, que la pintura se constituía como un saber que trascendía la mera destreza manual, basada en repeticiones, y el pintor se convertía en una especie de hacedor de mundos, dueño de la suma de sus conocimientos. Quizá fue su preocupación por la perspectiva, por ejemplo, lo que lo llevó a interesarse por la matemática; o su interés por reproducir sutilmente todas las minucias de la naturaleza lo hizo investigar con pigmentos y mezclas, y lograra el glorioso sfumato que caracteriza sus obras. Las interrogantes, nuevamente marcan la vida del genio. ESPIRÍTU INCOMPRENDIDO.

 

Según Freud, el "genio polimórfico, cuyos límites solo podemos sospechar" que fue Leonardo, aunque era admirado por sus contemporáneos como artista "tambien les pareció ya enigmático, como nos parece a nosotros". Se pregunta este autor qué aspecto en la personalidad de Leonardo lo alejaba de sus contemporáneos, teniendo en cuenta que no puede haber sido solamente la multiplicidad de intereses, habituales en la época. Quizás haya sido porque en una época en la que la conquista era lo habitual, Leonardo evitaba toda clase de competencias y disputas, condenaba la guerra, no probaba la carne porque consideraba injusto matar a los animales para alimentarse y compraba pájaros del mercado para luego dejarlos en libertad. Tal vez, además, cuando los avatares de la política y la guerra lo hicieron tener que abandonar la cómoda posición que mantenía en la corte milanesea y comenzar a llevar una vida casi errante, el temperamento alegre de hombre amante y de los refinamientos que caracterizó en el primer periodo de su vida dio paso a una personalidad, más sombría, que acentuó los rasgos considerados extravagantes. "No puede negársele un cierto grado de inactividad e indiferencia - dice Freud. El olvido que paulatinamente fue dejando su arte para intersesarse solo por las investigaciones científicas contribuyó no poco a hacer más profundo el abismo que de sus contemporáneos lo separaba".



Comentarios. -